Por primera vez en España, un gobierno autonómico declara la guerra a las grasas y a los azúcares industriales y comienza una cruzada contra el consumo injustificado de calorías en favor de las comidas saludables.

Facilitar el acceso a una dieta sana y reducir las posibilidades de que nuestros hijos coman dulces y beban refrescos cuando están en el colegio es lo que pretende hacer el Gobierno andaluz con el proyecto de Ley que acaba de ver la luz esta misma semana.

Andalucía ya tiene listo para iniciar el trámite parlamentario su proyecto de Ley para la Promoción de una Vida Saludable y una Alimentación Equilibrada, que persigue que los colegios y en general los centros públicos se conviertan en los primeros aliados en esa lucha diaria y silenciosa contra la obesidad, especialmente entre los más pequeños.

La bollería industrial no podrá consumirse en los colegios.

Verdaderamente, hay mucho en juego. Los expertos en salud pública confirman que cada vez es mayor el número de niños y adolescentes con problemas de sobrepeso que, con el paso de los años, pueden convertirse en enfermedades crónicas. Al mismo tiempo, las estadísticas del Ministerio de Agricultura confirman un descenso en el consumo doméstico de frutas y hortalizas.

Pero es obligatorio hacerse la siguiente pregunta: ¿Comemos mal por gusto? Hay que tener en cuenta que la crisis económica bien ha podido alterar los hábitos de alimentación de muchas familias. La disminución del presupuesto doméstico para la cesta de la compra en muchos casos ha favorecido que productos como lácteos, salchichas y bollería industrial hayan entrado en muchas casas para sustituir desde hace tiempo a frutas y verduras frescas.

Es muy importante la apuesta andaluza por “democratizar” la alimentación sana, comenzando por el colegio y continuando por los establecimientos de restauración. A partir de ahora, los consumidores andaluces podremos exigir un menú saludable en cualquier establecimiento público y tendremos derecho a elegir entre varios formatos de ración.

Agua potable gratis

Otro dato importante es que será obligatorio y gratuito el acceso al agua potable. Los bares y restaurantes tendrán que ofrecer a los clientes agua y vasos de forma gratuita, una medida que a buen seguro provocará un descenso en el consumo de refrescos y de bebidas gaseosas.

La dieta sana y el agua se complementará con las horas de ejercicio en el colegio. La nueva Ley contempla que en menos de dos años los colegios andaluces tendrán que implantar al menos cinco horas efectivas de gimnasia a la semana. Sin lugar a dudas, toda una apuesta por la vida saludable que no solo beneficia la salud de todos nosotros, sino que además incentiva el consumo de numerosos productos frescos y sanos que abundan en nuestro campo, como en el caso de las frutas y hortalizas cultivadas en los invernaderos de Almería y que se consumen mucho más en Europa que en nuestra propia tierra.

Para saber más sobre esta iniciativa del Gobierno andaluz, puede ver este vídeo: http://portavozgobierno.sadesi.ondemand.flumotion.com/sadesi/portavozgobierno/LeyVidaSaludable.mp4